Categorías
Aprende de hardware Refrigeración

Qué es un bloque de agua y dónde se monta

Probablemente el componente más importante de un sistema de refrigeración líquida sea el bloque o bloques de agua (en el caso de usar varios). En este artículo vamos a ver qué es uno de estos, su función dentro del circuito de la refrigeración líquida y en qué componentes podremos instalarlos.

Como ya comentamos en su momento cuando hablamos de las refrigeraciones líquidas de tipo AIO, el bloque de agua es uno de los componentes fundamentales de ellas. Y esto es así porque es el componente del circuito que se pone en contacto con el componente que queremos refrigerar de éste. Haciendo una analogía, sería el equivalente al bloque del disipador de una refrigeración por aire.

Estructura de un bloque de agua

Estructura del bloque de agua

Generalmente, los bloques de agua suelen tener dos taladros en su parte superior. En estos taladros se roscan los racores, a los que se suelen conectar los tubos que transportan el líquido del circuito.
Por otro lado, el cuerpo del bloque puede estar fabricado en dos metales: aluminio o cobre. En general, los bloques que tienen el cuerpo de aluminio suelen ser sensiblemente más baratos que los que lo tienen del otro material, dado que el aluminio es más barato y su capacidad de transmisión del calor es bastante inferior a la del cobre.

En el interior del bloque de agua hay una serie de ranuras extrusionadas en la base fría (que es la parte del bloque que está directamente en contacto con el componente a refrigerar). Es por estas ranuras por donde circula el líquido de la refrigeración, facilitando el intercambio de calor entre el líquido y la base fría.

Ranuras de refrigeración
Base fría y ranuras de refrigeración

¿Qué modelos de bloques podemos comprar?

Actualmente, existe en el mercado una gran variedad de bloques de agua que podemos instalar para refrigerar numerosos componentes: procesador, tarjeta gráfica o GPU (el núcleo de esta), memoria RAM, VRM, etc. Sin embargo, los modelos más habituales son los siguientes:

  • Para el procesador. Este bloque cubre solo el IHS del procesador, siendo el más usado, tanto en circuitos AIO como en circuitos a medida.
  • Para la tarjeta gráfica. Dentro de esta gama, podemos encontrar modelos que cubren solo la GPU de la misma o modelos que cubren toda la superficie de la gráfica (modelos full cover).

La ventaja de estos últimos es que refrigeran, no solo el núcleo de la tarjeta gráfica, sino también los chips de memoria VRAM y los VRM de la misma. Pero, la desventaja estriba en que son bloques que sirven tan solo para un modelo específico de gráfica, es decir, no son universales. Y esto es así porque los fabricantes de gráficas suelen hacer el PCB que mejor se adapta a las necesidades de sus clientes.

  • Para la placa base (monoblocks). Por último, tenemos los bloques que se fabrican para ser montados en la placa base.

Este tipo de bloques son, al igual que los que acabamos de ver para tarjetas gráficas, modelos individuales para cada modelo de placa base. Con ellos, no solo podremos refrigerar el procesador de nuestro PC, sino que, también, podremos hacerlo con los VRM de la placa base.

En general, el uso de bloques de agua individuales suele estar restringido a las refrigeraciones líquidas con circuitos personalizados. En ellas no es raro ver configuraciones en las que se incluyen un bloque para el procesador y otro bloque para la tarjeta gráfica. Sin embargo, en las refrigeraciones líquidas pre ensambladas (las AIO), el bloque de agua del circuito no es desmontable ni sustituible, dado que en él suele ir acoplada la bomba de agua del circuito.

Por Dreadnought

Administrador Dread's PCs & Hardware. Amante del hardware y del montaje de ordenadores personales. También amante de mi mujer, su crío y nuestras mascotas.

Deja una respuesta